A+ A A-

Programación

Toda la actividad está planificada con anterioridad y programada buscando una serie de objetivos concretos que refuercen su actividad escolar, siempre teniendo muy en cuenta sus edades para potenciar sus posibilidades.

 
Como componentes esenciales de la educación no formal, la educación en valores y el ambiente lúdico son los pilares fundamentales que consiguen terminar de dar la forma adecuada a dicha programación.
 
El tiempo de descanso permite a los más pequeños recuperar las fuerzas necesarias para terminar su jornada escolar con energía, pudiendo dar su máximo rendimiento en las últimas actividades; mientras que los niños y niñas de 4 y 5 años disfrutan de un rato divertido a la vez que dan tiempo de reposar la comida, con una serie de películas previamente estudiadas por los coordinadores de la actividad, buscando una serie de valores que se fomenten y ayuden a los niños a interiorizarlos eficazmente.
 
Con motivo de poner el cuerpo y la mente en activo de manera progresiva, los talleres nos dan opción de realizar una actividad que ayude a los niños y niñas a empezar la tarde de forma relajada. Estas actividades desarrollan la capacidad creativa e imaginativa de los alumnos dentro de un marco artístico, además de trabajar la motricidad fina de su cuerpo con diferentes técnicas de manualidades.
 
Según avanza la tarde, los pequeños necesitan poner su cuerpo en movimiento, por lo que aprovechando este momento dirigimos su necesidad hacia las sesiones de psicomotricidad o predeporte. Todas ellas buscan desarrollar la psicomotricidad de los alumnos, focalizando los ejercicios y juegos en trabajar su capacidad coordinativa, lateralidad, equilibrio… programado según las posibilidades y limitaciones de cada edad, potenciando estos puntos entre los más pequeños e incluyendo valores del deporte como el trabajo en equipo o la competición entre los más mayores del grupo.
 
Para finalizar la jornada recuperamos fuerza con una pequeña merienda para todos los niños y niñas, que consiste en zumos de frutas y diferentes opciones como galletas, magdalenas, croissants… de manera que puedan terminar el día con la energía necesaria.